Buscar

Pasajes Naturales

La pintura de Irma Palacios está poblada de signos. Estos no son descifrables de causa a efecto, sino polivalentes, tal y como lo son las palabras que arman una frase poética.

Teresa del Conde


Viaje, paisaje, pasaje, motivos de contemplación, la arena, los minerales y sus diferencias, el día y la noche, los crepúsculos, las estaciones, los movimientos del cielo, los de las profundidades. La naturaleza.

Ya Tamayo el maestro del color, identificaba la pintura de Irma Palacios con la tierra, “tierra negra de nuestro trópico” decía en aquel texto de 1984 sobre su exposición “Signos del Silencio” en la ya desaparecida galería Kin al sur de la ciudad de México. Desde entonces, Irma Palacios parecía saber ya sobre el carácter múltiple que la contemplación ofrece a quien mira con atención.

El trabajo y el tiempo, le han permitido a Irma Palacios, ampliar sus intereses como lo demuestra la presente exposición “Pasaje Natural” en la Galería Quetzalli aquí en Oaxaca, y que despliega en distintos niveles, imágenes y sensaciones que van desde lo que puede ser la alusión a micro universos o por el contrario, a magnitudes de ordenes cósmicos, pasando por escenarios terrestres, caldos primigenios, magmas…




Y es que Irma Palacios con ejemplar constancia ha mantenido la práctica de la pintura en la persecución de su esencia . Pero, ¿cuál puede ser la esencia de la pintura? Volteemos a ver las obras de esta exposición para descubrir la respuesta de nuestra artista.

¿Qué observamos?

Monocromías a la vez austeras y llenas de sugerencias en donde los colores se despliegan en la superficie sin perder su personalidad pero abriéndose a sutiles cambios de ritmo y tonalidad. A veces como si fueran fuertes mareas, a veces como sutiles arroyos, ritmos verticales y horizontales, signos que flotan como lluvias detenidas, trazos elementales que en su repetición pueblan los espacios, presencias apenas percibidas, todo ello exaltando siempre el poder expresivo de la materia.

Porque es en los movimientos de la materia sobre las superficie de la tela, donde Irma Palacios parece encontrar el poder de atracción que estas obras producen, no hay más pero tampoco menos, nos dice. ¿La esencia de la pintura?

Irma Palacios lo pone a prueba, la respuesta ahora pertenece al espectador.

Francisco Castro L.

Mayo 2017